Lady Boys

tiffany2009a

Bangkok, 30 de julio de 2009

 

En un viaje a Krabi hace ya casi dos años, más concretamente en noviembre del 2007, estábamos en la playa de Ao Nang cuando me atendió en un cibercafé una Tai que estaba impresionante. Tenía un acento muy raro, como si tuviese frenillo, y le pregunté a Pui de broma porqué hablaba tan raro. Ella me contestó con una sola palabra: Ladyboy.

Esta fue mi primera experiencia con ellas, y me confirmó lo que siempre había escuchado de las transexuales en Tailandia, sin increíblemente guapas. Desde entonces me he dado cuenta que es algo con lo que convives a diario, por lo menos en Bangkok, al igual que los Tomboys (boylady), vestidos con vaqueros caídos, camisetas negras y pelo de punta.

A tolerancia que se vive en este país respecto a los Katoeys o Ladyboys es algo de lo que en muchos países deberíamos aprender. A continuación voy a referiros un post que publicó Jose Maria Tamajón hace tiempo en su blog. Jose es un granadino que lleva viviendo en Tailandia, concretamente en Phuket, desde hace ya más de un año. Casado con una Tailandesa, de vez en cuando chateamos y me cuenta cosas y experiencias de este país. Si realmente queréis aprender curiosidades sobre Tailandia, sus costumbres y su gente, visitad su blog:  http://tamajon.wordpress.com/.

“Los katoeys o Ladyboys en inglés, se pueden encontrar en varios sectores de la población, ya que la cultura budista de Tailandia da un alto valor a la tolerancia. Usando la noción del karma, los tailandeses creen que los Katoeys tuvieron una vida pasada de trasgresión, por lo cual no se les debe culpar, más bien se les debe tener piedad.

En Tailandia ellos pueden conseguir hormonas recetadas legalmente por un médico calificado o sin prescripción en cualquier farmacia. Algunos cuando reúnen suficiente dinero deciden colocarse implantes de silicona para tener pechos o para lograr una completa feminidad deciden hacerse una vaginoplastia. Al ser relativamente baratas las vaginoplastias en el país sudasiático, las cuales se sitúan alrededor de los ฿150,000 Baht aproximadamente, se ha registrado un elevado número de Katoeys.

Desempeñan diferentes oficios que van desde artistas de cabaret, bares, cafés, restaurantes, boutiques o trabajan en salones de belleza como estilistas o maquilladores, en agencias de viaje o centros turísticos. También pueden ejercer la prostitución.

La vida del katoey puede presentar algunas dificultades como que la familia (y en especial el padre) se decepcione si un hijo se convierte en katoey.

No existe reconocimiento legal para los katoey en Tailandia, inclusive después de la cirugía de reasignación genital, no se les permite cambiar su sexo legal (masculino a femenino) en su documento nacional de identidad

Con «katoey» -de «khmer» y «toey» que quiere decir «ser diferente»- se designa a los hombres de apariencia femenina, aunque en Chang Mai, al norte, se les llama «pu-mia» o lo que es lo mismo «hombre-mujer». Precisamente en esta provincia, en su Escuela de Tecnología, hay desde hace dos años lavabos separados para «katoeys», alumnos a los que no se permite vestir el uniforme habitual femenino, salvo cuando se trata de prendas deportivas. Estos chicos-chicas suelen juntarse desde pequeños con quienes son como ellos y llegan a establecer entre ellos un código especial. El «katoey» de menor edad suele buscar una madrina o tutora que le introducirá en los secretos de las hormonas, indumentaria, maquillaje…

Remontarse a la razón de su ser es evidenciar su propia naturaleza: «Nacimos así». Y desde muy jóvenes, prácticamente en la preadolescencia, empiezan tratamientos hormonales, generalmente sin control médico. Las familias suelen aceptar que han tenido un hijo «katoey», lo mismo que aceptan a una hija «tom boy», que es la chica-chico, abiertamente lesbiana, muy de moda hoy en Tailandia, donde la permisividad abarca toda conducta humana respetuosa con el prójimo.

Porque en el país de la sonrisa, los «katoeys» pertenecen a todos los estamentos sociales, con diplomaturas y títulos universitarios, trabajan en la Administración e incluso en departamentos militares, pero se prodigan especialmente en aquellos sectores donde pueden desarrollar su papel femenino al cien por cien, como en el mundo de la venta de cosmética de lujo. Otros han mirado al mundo del espectáculo y los hay inmersos en el mundo de la prostitución.

Dicen en Tailandia que los «katoeys» de Chang Mai son más numerosos y también los más bellos, tal vez por el mayor mestizaje con chinos, de piel más blanca. Y también se dice que todo hombre tailandés, al menos una vez en la vida, ha mantenido relaciones con un «katoey»”.

Increible pero cierto. Poy, la Ladyboy mas cotizada

Increible pero cierto. Poy, la Ladyboy mas cotizada

Anuncios

One Response to Lady Boys

  1. rafa says:

    Es facil deducir que te molo un garrulete del pais.Pues nada, nada, que en esta vida ya sabes que hay que probar de todo antes de irse p’al otro mundo!!!!!!!!!! jejejejejej.Lueo nos lo cuentas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: