Phnom Penh

Atencion, minas

Atencion, minas

Phnom Penh, Camboya, 11 de agosto de 2009
A mediados del Siglo XV los últimos monarcas del imperio Jemer trasladaron la capital hasta las inmediaciones de lo que hoy en día es Phnom Penh. Se dice que esto fue causado por las frecuentes invasiones por parte del ejército del reino siamés de Ayuthaya, lo que actualmente está formado por Tailandia.
Phnom Penh ya gozaba en aquella época de un pasado legendario, que atribuía la fundación de su entorno a una anciana llamada precisamente Penh, la cual al hallar cinco imágenes de Buda en la ribera del río Mekong, decidió protegerlas y venerarlas en una colina, o phnom, que había en los alrededores. De este modo, la etimología del nombre de la capital de Camboya es sencilla: la Colina de Penh. Esta colina sigue existiendo hoy y sobre ella se encuentra el santuario más antiguo de la ciudad, el Wat Phnom (Templo de la Colina).

Exterior del Mercado Ruso en Phnom Penh

Exterior del Mercado Ruso en Phnom Penh

Precisamente a unos doscientos de metros del Wat Phnom está Me Mate Place, la guesthouse desde donde os estoy escribiendo hoy. Recomendada por Juanfran, tiene casi las mismas comodidades que Babel Guesthouse en Siem Reap, aunque para mí la guesthouse de Juanfran se ha convertido en algo muy especial. Ha sido mi segunda visita, y de nuevo me he encontrado como en casa. Habitaciones limpias, TV por cable, aire acondicionado, baño individual con agua caliente, excelentes precios y un ambiente excelente. Babel Guesthouse se ha convertido en un oasis para los turistas españoles ya no sólo en el sudeste asiático, sino que me atrevería a decir de toda Asia. Antes de salir nos sacamos las fotitos de protocolo haciendo la entrega de las 15 equipaciones que las peñas del Granada CF han donado a los niños con los que trabajan Babel dentro de un proyecto deportivo con niños que están viviendo en las calles y vertederos de basura, de este tema hablaré más tranquilamente en otro post.

Entrega en Babel Guesthouse de las equipaciones donadas por las peñas del Granada C.F.

Entrega en Babel Guesthouse de las equipaciones donadas por las peñas del Granada C.F.

A las 12 del mediodía me fui para la estación de autobuses para coger el bus hacia Phnom Penh. Este trayecto se puede hacer por bus, minibús, en barco a través del lago Tonle Sap, avión o taxi. En un principio estaba tentado por la opción barco, pues me parecía la mejor experiencia. Juanfran y Andrés, el colombiano que conocí en la Porkula 1, me disuadieron, pues el trayecto por el lago no tiene ningún aliciente. Ya estuve en el lago el año pasado, y la verdad es que es enorme y de aguas turbias, eso y el precio (35 dólares), me echaron para atrás. La siguiente opción era el taxi, según Juanfran es toda una aventura, parecida al trayecto que hice el año pasado de Siem Reap a Poipet, pero el precio (50 dólares), también me echó para atrás. Al final decidí coger el bus, 10 dólares y 5 horas y media de trayecto, una opción barata y cómoda.
Las estaciones de autobuses de estos países son a primera vista caóticas, pero una vez que localizas tu autobús te das cuenta que están bastante bien organizadas. En estos lugares no pretendas encontrar dársenas, por lo que toca llevar billete en mano y cruzar los dedos para que algún alma caritativa te indique cuál es tu coche. Una vez localizado no hay ningún problema. Siempre mejor ir con tiempo, pues suele ocurrir que los autobuses salgan antes de la hora, siempre que se haya cubierto un cupo de un 80/90 % de los pasajeros.

Estaciuon nde autobuses en Siem Reap

Estaciuon nde autobuses en Siem Reap

Durante el camino estuve leyendo un rato algo más de la historia de Camboya en el período de los Jemeres Rojos. Es el motivo por el que vengo a Phnom Penh, la visita a los Killing Fields (Campos de la Muerte) y al S 21, el instituto convertido en prisión durante la época de Pol Pot.
A mi lado viajaba una señora camboyana de unos 50 años, y según iba leyendo más admiración tenía hacia esa señora que no conocía de nada. Por edad tuvo que pasar toda aquella dictadura del terror con unos 15 años, y lo que pasó aquella gente fue bastante parecido a lo que ocurrió con los judíos en los campos de exterminio nazis. La tercera parte del país fue exterminada en tan sólo 3 años y medio, cómo es posible que el ser humano pueda llegar hasta ese punto de crueldad? El hecho de tener gafas indicaba que eras capaz de leer, y eso suponía un tremendo peligro para la idea de Pol Pot, crear una sociedad exclusivamente agrícola. Ese excedente agrícola sería el primer paso hacia su particular revolución. Si tenías gafas, sabías leer; y si sabías leer, eras hombre muerto.
Phnom Penh parece otra cosa, no es Siem Reap. Ésta es una ciudad totalmente segura, puedes caminar por ella a cualquier hora del día o de la noche, por calles que no están asfaltadas ni iluminadas, pero con total seguridad. En Phnom Penh la sensación es diferente.
Está totalmente desaconsejado caminar a solas por la noche, y mucho menos por los callejones oscuros alejados del centro de la ciudad. Yo he salido un rato para buscar un cibercafé desde donde llamar por teléfono, no he llegado a ver nada extraño, aunque en una ciudad desconocida siempre el primer o primeros días es mejor guardar ciertas precauciones hasta que te hagas con ella y con las calles.
A la vuelta, cenando el bar de la guesthouse, he conocido a unos londinenses. Después de unas cuantas cervezas me han invitado a salir con ellos esta noche. Por un lado he estado tentado, pero prefiero descansar pues mañana me espera un día duro, quiero estar despejado pues llevo un año esperando para la visita de mañana.

Una cesta de exquisitas tarantulas

Una cesta de exquisitas tarantulas

Esta mañana también me he levantado con algo de fiebre y el estómago regular. Tengo que recuperarme bien, pues si pasado mañana, día en el que regreso a Tailandia, tengo algo de fiebre en el control de aeropuerto de Bangkok, con las medidas de seguridad por la Gripe A posiblemente no me dejen entrar en el país. Así que ahora son las 10:30 pm, y ya estoy de acostarme dispuesto a atiborrarme de pastillas para mañana estar al 100%.
Y ahora un pis y a la cama.

Anuncios

2 Responses to Phnom Penh

  1. Pili says:

    Hola Rafa
    Acabo de leer, de un tirón, tus aventuras y desventuras thailandesas y camboyanas. Espero que te hayas recuperado de tus dolencias a tiempo para volver a la tranquila y encantadora Thailandia con Pui. Muchos besos a los dos y espero con impaciencia nuevas noticias.

  2. Manu says:

    Hola:
    Me respondiste a una dudas en losviajeros y me recomendabas el blog (que desde es luego es recomendable). Lo había descubierto antes derivando por la web. Está fenomenal, información y emociones por igual.
    En fin, es mi primer viaje a Asia. Espero disfrutar la experiencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: