Ascensión a Adam´s Peak: del paraíso al cielo

Galle (Sri Lanka), 5 de enero de 2011

Llevo casi tres meses viviendo en Sri Lanka, y desde que llegué sólo he subido un post. Esta “aventura”, si se puede llamar así, va llegando a su fin (aunque espero que tan sólo sea un hasta luego, o una primera toma de contacto) y ya va siendo hora de ir colgando algo más de información sobre este increíble país.

Hace unos día viví una de esas experiencias de las que te animan a continuar viajando, uno de esos episodios  que deben ser contados, la ascensión al Pico de Adán.

Antes de venir a Sri Lanka me había estado informando bastante sobre la isla, y una de las cosas que más me había llamado la atención fue precisamente este reto, subir a Sri Pada, la Montaña Sagrada. Y así, como iba a ser algo muy especial, decidí hacerlo en un momento también muy especial, Nochevieja. De esta manera, mientras mis amigos daban buena cuenta de licores varios, yo las iba a estar pasando canutas subiendo escalones, mi intención era ver el primer amanecer del 2011 desde la cima de Adam´s Peak, para de esta manera consagrarme a un año que, con toda seguridad, se prevé tan especial como esta montaña.

ADAM´S PEAK

Dicen que el Monte Sinaí es el monte Sagrado más antiguo que existe, también dicen que el Monte Fuji es la montaña Sagrada más hermosa, mientras que el monte Kilash es la Montaña Sagrada que evoca más misterio. Pero a pesar de todo esto, ninguna montaña ha sido reverenciada por tantos peregrinos de religiones y razas tan diferentes como Sri Pada. En sánscrito esta montaña también es llamada Monte Lanka, Ratnagiri (Montaña de las gemas), Malayagiri o el Monte Rohan (su equivalente al árabe Al Rohoun). En Tamil se conoce como Svargarohanam (La Subida al Cielo), mientras que los portugueses llamaron Pico de Adán y finalmente los ingleses Adam´s Peak.

Vista nocturna de Adam´s Peak desde Maskeliya

La montaña de Adán es una de las más altas de Sri Lanka. Con 2243 metros y forma cónica, es venerada como lugar sagrado por budistas, hindúes, musulmanes y también católicos. En la cima de la montaña hay una huella de un pie tallada en la roca. Los budistas reclaman que es la huella del mismísimo Buda, que pudo subir a la cima en una de sus tres visitas a la isla; mientras, una leyenda musulmana afirma que es el primer lugar donde pisó Adán tras su expulsión del Paraíso. Esta teoría puede chocar con otras que sitúan el paraíso en la misma Sri Lanka. Otros ilustres visitantes de la montaña son Santo Tomás Apóstol y Shiva.

Junto con el Templo del Diente en Kandy es el mayor punto de peregrinaje para los esrilanqueses. La ascensión suele comenzar en Maskeliya pasada la medianoche, sobre las 1-2 de la madrugada, para llegar a la cima con tiempo para ver el amanecer, que desde esa altura es espectacular.

El primero que relató la ascensión fue Ibn Battuta, en el siglo XIV, y ya refería unas cadenas de hierro como pasamanos, algo que también describió el mismísimo Marco Polo y que nos da una idea de la gran cantidad de conocidos personajes que han hecho la ascensión.

¿CÓMO LLEGAR?

El 31 de diciembre, a las 8.30 de la mañana, me subí a un tren en Colombo dirección Hatton. Este tren pasa por Kandy, así que los que se encuentren en la antigua capital cingalesa tienen fácil acceso. También se puede ir en bus, pero la opción del tren siempre me ha parecido más cómoda en Sri Lanka, en cuanto al precio, ambas son bastante baratas (unas 400 rupias por trayecto). El paisaje que se contempla desde el tren es espectacular, sin duda uno de los mejores (si no el mejor) recorridos en tren que he hecho. Hasta llegar a Kandy el tren pasa primero por palmerales y campos de arroz, para más tarde adentrarse en las montañas, con unas tremendas vistas de los valles y bosques tropicales. Una vez pasado Kandy, entramos en el Hill Country, la zona de las plantaciones de té, en la que dicen que es la región más bonita de Sri Lanka y una de los paisajes más sobrecogedores del mundo. Es como el escenario de un cuento, algo inimaginable para el que nunca lo ha visto antes. Al ver un lugar así, es cuando uno desea ser artista, porque por muchas fotos que haga, o por mucho que lo intente describir, nunca llegaré a transmitir ni la mitad de lo que realmente es. Montañas onduladas de un verde cambiante según la juventud de las hojas de las plantas de té, valles sobrecogedores, cascadas espectaculares, y lagos de película… realmente parece un escenario de un cuento de hadas.

Tras 9 horas de tren (llegó a Hatton con 3 horas de retraso) me esperaba Dharmasiri, un guía amigo de un amigo que me iba a proporcionar alojamiento para descansar unas horas antes de la ascensión. De camino a Maskeliya, lugar que suele ser base para la ascensión,  paró varias veces para hacer sus “negocios”, recogía cacerolas de una pequeña villa para dejarla en otra, compraba fruta en un mercadillo y vendía refrescos en otro… así durante 3 horas hasta que llegamos a Maskeliya. En total, 12 horas de viaje desde que salí de Colombo, pero disfrutando de cada minuto y cada lugar.

Otra opción para llegar es desde Ratnapura, si quieres ir a la montaña desde el Sur. Personalmente no puedo decir mucho de esta opción, pues desde el principio tenía claro que llegaría desde Colombo. Tened muy en cuenta que las distancias en Sri Lanka no son como en España. Mis 12 horas de viaje fueron para recorrer aproximadamente unos 250 km. No os fiéis mucho de las distancias que veáis en los mapas, pues hay puertos, montañas y valles que bien por la vegetación o su propia naturaleza, pueden ser infranqueables.

LA ASCENSIÓN

Una vez en Maskeliya, se percibía un ambiente extraño, por un lado la alegría de los peregrinos locales, que subían muchas veces en familia, y bastante antes de empezar ya comenzaban con los cánticos y celebraciones; por otro lado, los viajeros con nuestros equipos de trekking, reservando fuerzas para la subida.

 

Comienza el amanecer en la Montaña Sagrada

Después de cenar un sabroso “rice and curry”, me acosté antes de las 11 de la noche. Aunque los petardos a medianoche no me dejaron descansar demasiado, en Nochevieja se perdona todo, y más si el jolgorio es para dar la bienvenida a un año que promete tanto como este 2011. A las 2 y media de la madrugada había quedado con Dharmasiri para empezar la ascensión, así que me desperté a las 2 y esperé, esperé y esperé hasta las 3 am, hora en la que apareció con un pequeño grupo de franceses a los que también iba a acompañar. Dharmasiri lleva 12 años haciendo de guía, y me contaba que ha subido ya más de mil veces, con unas media de 4 y ascensiones a la semana. La subida se puede hacer sin guía perfectamente, pero Ruvinda, compañero en Sri Lanka InStyle, se había empeñado en que me acompañara su amigo, así que no me quedó más remedio que aceptar.

Al salir de Maskeliya comienza un camino perfectamente señalado, y bordeado por puestecitos donde venden chocolatinas, bebidas, frutas… y por supuesto souvenirs y ofrendas para el templo que hay en la cima. Al principio el camino es bastante fácil, y sin saber lo que venía después, pensé que “este judoka” iba a hacer la subida en menos de dos horas y sin forzar… alguno recuerda lo que comentaba este verano sobre sacar conclusiones antes de tiempo? (léase el post “Las caras de Brunei”).

Al principio, el camino sube y baja en pequeños desniveles, cruzando un par de riachuelos y cascadas, así como un bonito pórtico tallado en piedra que parece dar la bienvenida al peregrino. Ahí se encuentra la deidad que llevan en procesión hasta la cima en la Pooja o luna llena de diciembre, momento en el que comienza la temporada de peregrinación, hasta el mes de mayo.

A unos 200 metros de este punto comienza la parte más dura, una ascensión de 5235 escalones irregulares, en la que no paras de cruzarte con peregrinos locales, subiendo en familia con alegría, y a los que tienes que saludar con un “Karunava”, que viene a significar algo así como “que te compadezcan”. Con estas palabras tienes la sonrisa y ayuda asegurada.

El camino está iluminado hasta la cima con luz eléctrica, y esta historia también tiene su gracia. Resulta que desde su inauguración en 1924, el proyecto hidráulico de Norton Bridge no paraba de sufrir un accidente tras otro, con sus consecuentes retrasos. En 1947, Sir John Kotelawala, por entonces Ministro de Trabajo y más adelante Primer Ministro, hizo la promesa de iluminar el camino hasta la cima de Adam´s Peak si el proyecto hidráulico finalizaba en las fechas marcadas. Desde ese momento los accidentes cesaron, y tras finalizar la obra sin problemas Sir John Kotelawala cumplió su promesa.

A mitad de la ascensión vino la pájara, fue cuando Dharmasiri me dijo sonriendo que “sólo” quedaban dos kilómetros hasta la cima, y más cuando al mirar hacia arriba para hacerme una idea de lo que quedaba, casi me parto el cuello por el desnivel que comenzaba precisamente en ese punto.  Reconozco que se me pasó por a cabeza abandonar, pero al ver subir a las familias tan alegremente resurgió el espíritu judoka y me envalentoné, me resultaba increíble que los ancianos subieran descalzos y cantando, y yo no parara de resoplar como si se tratara del mismísimo K2. Así que hice un descanso en el siguiente puestecillo, me comí dos tabletas de chocolate de un solo bocado y subí casi del tirón, arropado por una simpática familia que con sus cantos me llevaron en volandas hasta la cima. Se me pasaba decir que a las 4.30 hice una parada para comerme las 12 uvas coincidiendo con el año nuevo en España.

Una vez arriba te das cuenta de por qué los locales la suben varias veces en su vida, y entiendes la alegría que muestran durante todo el camino. Ya he dicho que estoy viviendo en el paraíso, pero llegar a tocar el cielo desde allí es espectacular, las palabras se quedan cortas. Si miras al horizonte, el espectáculo del amanecer es indescriptible, pero cuando miras lo que tienes a tus pies, se te ponen los vellos de punta y tiemblas de la emoción. La experiencia merece la pena, hasta el punto que tengo en la cabeza repetir, todas las veces que se me presenten.

Comenzar el año desde la cima ha sido muy muy especial. Experiencias como esta te hacen sentir mucho más fuerte, y te cargas enormemente de energías positivas y optimismo. Desde allí en ese momento tan especial te acuerdas de tu gente, de mis padres, de mis hermanos y hermanas, de Tito… te cargas las pilas de buenas sensaciones para llevarlas a Granada y repartirlas entre ellos.

Descendiendo

La bajada también es espectacular, con unas sensacionales vistas de los valles y las cascadas, aunque después de lo vivido haces el descenso como atontado, y en volandas…

Impresionantes vistas durante el descenso

RECOMENDACIONES:

  • Lleva ropa de abrigo, en la cima hace un frío que pela.
  • Antes de subir, asegúrate que es la fecha correcta (de diciembre a mayo)
  • Provisiónate bien de agua y aliméntate bien, lo digo por experiencia, el chute de azúcar durante la subida me dio alas.
  • Asegúrate de encontrar alojamiento antes de ir a Maskeliya o Hatton, y comprueba la distancia de este alojamiento hasta el lugar del comienzo de la ascensión.
  • Puedes subir desde Hatton ó Ratnapura, ó bien subir por un lado y bajar por otro. Ten en cuenta que la ascensión es dura, así que debes llevar lo sólo lo necesario.
  • Por mi propia experiencia, comienza temprano la subida, hazla sin prisas y disfruta de ella, una buena hora es entre la 1 y las 2 de la madrugada.

    Ahí queda, hasta una próxima visita

Anuncios

10 Responses to Ascensión a Adam´s Peak: del paraíso al cielo

  1. Pino says:

    Gracias por acordarte de nosotros. Creo que esa noche los pensamientos sobrevolaron océanos y continentes en ambos sentidos, quizá, en algún lugar, incluso se cruzaron. Si has mirado los mensajes de tu movil, el de spain, verás que quisimos estar contigo, de alguna manera, a las 12 de la noche de Sry Lanka, no se si llegó a tiempo, pero toda la noche estuviste presente con nosotros: ¡¡Rafa y sus cinco mil escalones!! Te echamos de menos, ya queda poco.

  2. rafadelatorre says:

    Gracias a ti hermanita, cómo no me iba a acordar de vosotros en un momento así. Id encargando las migas, que pronto daremos buena cuenta de ellas mientras os cuento muchas cosas.
    Muchos besos para todos

  3. Pino says:

    POR SUPUESTO QUE LAS ENCARGO, ACUERDATE QUE EL 28 ES EL SANTO DE PAPA Y TITO, ASÍ QUE TENEMOS BUENOS MOTIVOS PARA JUNTARNOS

  4. Pilar de la Torre says:

    También son ganas de pegarte una hartá de subir trancos, con lo agusto que se está en nochevieja junto a una lumbre, asando panceta, bebiéndose unas birras y echando un dominó con los colegas.
    Te echamos de menos, enano saltarín, últimamente no nos prodigamos mucho en Skipe. Ya he hecho la reserva a London para semana santa. Y no te he tenido muy en cuenta, porque como ultimamente te dedicas a ascender del paraíso al cielo, no sabía por dónde pillarte, mariposilla. Muuuuuchos Besos.
    Escríbe, porfa.

  5. Reena says:

    Que pasada! yo no hubiese podido 😀

  6. Shandra Flores says:

    Hola Rafa,
    en los próximos días tenemos pensado viajar a sri lanka; he estado leyendo sobre el conflicto, no sé si podrías informarme acerca de la situación y si es realmente peligroso viajar allá.
    Gracias y un saludo,

    Shandra

    • rafadelatorre says:

      Hola Shandra!

      no tienes porqué preocuparte, el conflicto al fin terminó hace más de dos años y el país es muy seguro, sin ningún riesgo. Hay zonas que aún están preparando para promover el turismo, como la costa Este y el Norte, el resto del país, que es por donde os moveréis, es totalmente seguro.

      buen viaje!!

  7. Santi says:

    Hola Rafa:

    Mi novia Charo y yo, estamos muy animados a viajar a Sri Lanka, y al leer tu post sobre el ascenso al Pico de Adán nos hemos quedado fascinados.

    Nuestra luna de miel será en la segunda quincena de julio de este año, y nos preocupa el tiempo que hará, no vaya a ser que no sean fechas adecuadas para este destino.

    Te agradecería saber tu opinión ya que estamos a punto de cerrar el viaje, además vemos que ya no podremos subir ahí, pero seguro que hay miles de sitios para visitar. Cualquier recomendación será bienvenida.

    Gracias por anticipado.

    Santi y Charo.

  8. Chusa says:

    Acabo de encontrar este post y no puedo evitar escribirte unas líneas: he leído en tus palabras exactamente las mismas impresiones que viví hace unos meses, cuando subí al Adams Peak (momento “pájara” con grandes tentaciones de abandono incluído…). Realmente es impresionante realizar la ascensión, sobre todo en “Poya Day”, ya que nada más amanecer comienza la ceremonia budista que durará hasta que se ponga el sol.
    Conviene advertir que hace falta tener cierta costumbre de caminar; no es necesario ser un deportista nato, pero no todo el mundo aguanta la ascensión. Nosotros íbamos 6 amigos y dos de ellos claudicaron poco antes de llevar una hora de ascenso.

    ¡Saludos!
    Chusa

    • roger says:

      Hola. Ahoea estoy en la habitacion de un hotel a los pies del adam’s peak. Coerto que hoy mucha gente y es sobrecogedor todo lo que rodea a la montaña. Aunque ha sido un suplicio llegar a la cima. 4horas de cola para hacer los ultimos 800metros. Un autentico infierno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: