Y al fin… Tibet!!

El Potala

Lhasa, 16 de enero de 2012

Con dos horas de retraso, y tras el vuelo más caótico que jamás pude imaginar, al fin estoy en Lhasa, capital de Tibet.

El vuelo Kathmandu-Lhasa no sólo ha sido caótico, también ha sido lo más surrealista que he vivido volando. Con la llegada al Aeropuerto de Kathmandu del Primer Ministro nepalí y las medidas de seguridad que esto arrastra, nos han tenido a todos los pasajeros hacinados en una sala de espera durante casi dos horas. Todos los pasajeros –salvo algún reducido grupo de locos viajeros como yo- eran tibetanos, ataviados con sus trajes típicos. Ha sido muy curioso verlos en el avión, me resultaba muy difícil verlos allí, era mucho más fácil ubicarlos en sus remotas aldeas de la meseta tibetana.

Aparte de esta experiencia, la verdad que gratificante y muy divertida, sobrevolar el Himalaya en avión es algo digno de vivir. Si además ves el Everest, el techo del mundo, te das cuenta que eres un privilegiado, y que has visto algo que la gran mayoría de la gente que conozco está deseando ver. Poco a poco me voy dando cuenta que en este viaje estoy visitando muchos lugares de muy difícil acceso, y cumpliendo no sólo uno de mis sueños, sino el de muchos conocidos.

Monte Everest desde el avión

Monte Everest desde el avión

Al fin aterricé en el aeropuerto de Lhasa a las 6:30 de la tarde, como dije con sólo dos horas de retraso. A la llegada, y tras pasar innumerables controles, me estaba esperando Tukla, el que sería mi guía durante estos días por aquí. Al recoger el equipaje me encuentro con una nueva sorpresa: mi equipaje estaba en Kathmandu, al preguntar cómo estaban tan seguros de que mi mochila era una de las que se había quedado en tierra, me dieron una excusa muy sencilla: todo el equipaje de todos los pasajeros de mi vuelo se había quedado en tierra.

Llegar a Tibet desde Nepal no es fácil para el viajero independiente. El gobierno chino no expide visados individuales para Tibet si quieres entrar desde Nepal. Debes contactar con una agencia de viajes nepalí (en la zona de Thamel las hay a patadas), y ellos contactan con otra agencia de viajes en Tibet, que son los que se encargan de tramitar el papeleo y organizar el viaje. No es posible entrar en Tibet sin un guía, éste te estará esperando en el aeropuerto, y hasta que no te recoge no puedes salir de éste. Todo este control sorprende bastante, aunque cuando llegas a Lhasa y ves el palacio de Potala a uno se le olvidan los controles, los visados… y hasta las penurias en los aeropuertos indios!

Tsogchen, sala principal de reuniones en el Monasterio de Deprung

Tsogchen, sala principal de reuniones en el Monasterio de Deprung

Lhasa es mágica, mística, con una historia impresionante, legendaria, y por mucho que los chinos se empeñen en cambiarla a base de grandes avenidas y edificios horteras, nunca perderá su espiritualidad.

En la Kora de Barkhor

En la Kora de Barkhor

He tenido el privilegio de visitar Potala, el Monasterio de Deprung, he presenciado la dialéctica de los monjes en el Monasterio de Sera, el sobrecogedor Templo de Jokhang… y esta tarde he hecho el peregrinaje alrededor de Bharkor, la Kora de 3 vueltas donde, no sé si por la altura ó el ambiente de los peregrinos locales, me he sentido como borracho, en trance, una sensación bastante extraña. Me sentía muy a gusto, como si la Kora me hubiese atrapado y no me dejara salir. Al final han sido dos horas, con la nariz pintada de negro por la bendición de otro monje en el Monasterio de Sera. Los tibetanos me miraban extrañados, en esta época del año no hay muchos extranjeros en Lhasa, y ver a uno siguiendo la Kora, con barba de varios días y la nariz negra, no sé si me han tomado por un payaso u otra cosa peor…

La magia de la Kora es alucinante, ahora entiendo algo mejor la espiritualidad de este pueblo, y el tiempo que le pueden dedicar a la meditación. Te atrapa, te centras en tus pensamientos y no te deja salir. Cuando te quieres dar cuenta, has entrado en una especie de trance, como los miles de peregrinos que siguen el mismo recorrido. Según me ha contado Tokla, los tibetanos hacen el peregrinaje desde su aldea una vez al mes, y esta peregrinación puede durar hasta una semana. Si nos centramos en esto, nos podemos hacer una idea del ambiente que se respira aquí, y también del buen corazón que, como los nepalís, tienen los tibetanos.

los monjes del Monasterio de Sera durante su dialéctica

Los monjes del Monasterio de Sera durante su dialéctica

Hace muchos años los monjes tibetanos tuvieron que coger las armas para defender a su pueblo de los ataques de los chinos y mongoles, el ejército no era suficiente y necesitaban su apoyo. Años después, siguiendo los principios del budismo, decidieron colgar las armas. Estas armas: fusiles, lanzas, escudos… aún se pueden encontrar en algunos monasterios: los escudos y corazas sirven de adorno, los fusiles y lanzas fueron reutilizados como vigas para sujetar el techo, como ocurre en Potala. Con esta mentalidad, me imagino el sentimiento que existiría en Tibet antes de la ocupación china.

Han sido cuatro días en Lhasa, sin duda una de las mejores experiencias que he tenido viajando. Definitivamente merece la pena, aunque desafortunadamente a veces te puedes sentir algo decepcionado al encontrar una ciudad diferente a lo que imaginabas, encuentras una ciudad china donde esperabas ver un lugar algo más auténtico. Saliendo de esto, los monasterios, Potala, la Kora, los tibetanos… es una experiencia por la que todo viajero debe pasar, y con buena actitud se puede experimentar lo que el viajero busca.

Hoy termino el post con una reflexión del XIV Dalai Lama sobre el sentido de la vida:

“We are visitors on this planet

We are here for ninety

Or one hundred years

At the very most.

During that period,

We must try to do something

Good, something useful

With our lives.

If you contribute to other people´s happiness, you will

Find the true goal,

The true meaning of life”

His Holiness the 14th Dalai Lama

Anuncios

3 Responses to Y al fin… Tibet!!

  1. donkicon says:

    hola, estoy pensando en ir a Nepal pronto, quisiera saber cuanto puede costar (precio aprox.) un viaje organizado a través de la agencia de viajes al Tibet. Me has puesto los dientes largos jejeje.

    • rafadelatorre says:

      Hola!

      El precio del viaje puede variar bastante, principalmente según la época del año y si lo hacéis por avión y carretera (suele ser lo habitual) ó los dos trayectos por avión. Si hace buen tiempo y tenéis días suficientes podéis coger la primera opción; yo tuve que hacer la segunda (más cara) al viajar en invierno y haber algunos tramos de carretera cortada.

      Buen viaje!!

  2. Ay! El Tibet, impresionante, sin duda. Te dejo mis impresiones a ver si coincides conmigo o no…
    http://www.blogenblanco.com/2012/04/tibet-pueblo-en-extincion.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: