Otra vez en Babel Guesthouse

Entrada a Babel Guesthouse: restaurante y parte del jardín

Bangkok, 20 de agosto de 2010

Sigamos actualizando esto, que luego mis amigos me echan en cara que lo tengo muy abandonado…

Desde el último post hemos tenido un poco de todo. Empezando con una escapada a Camboya para visitar a mis amigos de Babel Guesthouse en Siem Reap, y terminando por unos días de descanso en Prachuap Khiri Khan y Bankrut. Pero mejor que vayamos por partes y empecemos por esa escapada a Camboya:

Resolviendo el mundo desde Siem Reap.

Para variar, como todos los veranos coincide mi visita a Pui con sus exámenes, así que una vez más encontré la excusa perfecta para no molestar más de la cuenta en sus estudios. El pasado sábado tenía un examen de Historia Antigua de Tailandia, y como me imaginé el peñazo que debía tragarse, decidí escaparme 3 días a Camboya, y así de paso visitaba a Juanfran, a Davide (al que no veía desde hace 2 años) y al resto del staff de Babel. El viaje, por supuesto en bus hasta la frontera y desde Poipet hasta Siem Reap en taxi.

Me encontré con una novedad, en la misma frontera un chico que decía ser agente turístico del gobierno nos ofreció a una pareja de polacos y a mí un taxi “oficial”. 10 $ por cabeza compartiendo el coche, y sin tener que sobornar a la policía en la frontera. Confiamos en aceptar el chollo e hicimos bien, no tuvimos ningún problema y se nos pasó el viaje volando. Una vez que llegas a Siem Reap el taxi ya no te puede llevar hasta la Guesthouse, así que te espera un tuk tuk en la entrada.

Por supuesto nos quiso cobrar por acercarnos a Babel, pero insistimos en que no era lo acordado y nos llevó sin cargarnos ni un dólar.

Al llegar a Babel me estaba esperando Juanfran en la terraza. Eran las 10 de la mañana y los dos estábamos cansados, pero eran demasiadas cosas que contar. Subí las escaleras de 3 en 3, para llegar a la terraza y fundirnos en un fuerte abrazo. Una tortilla de patatas, unas tostadas de aceite y tomate, unos calamares y unas cuantas cervezas hicieron que la conversación se prologara hasta más allá de las 4 de la tarde. Babel es como el pueblo de Astérix, pero los galos somos granaínos y la Bretaña ocupada por los romanos es Camboya. Y además, sigue siendo mi sitio favorito para comer tortilla de patatas en Asia.

Davide y Jeat. Foto "robada" del Blog de Omar Habana

Al rato llegó Davide, el socio italiano de Juanfran, al que no veía desde hace dos años, y animó bastante la conversación. Y por último Levi, uno de esos personajes que encuentras en Camboya. Cuando preguntas su nacionalidad, duda, pues tiene parte suiza, nicaragüense, española… el caso es que durante las últimas dos horas, a pesar del cansancio, apenas paramos de reír.

Cuando terminamos fuí a echar una siesta de esas que duran casi hasta el día siguiente. A las 11 pm me despertaron para ir a Pub Street, pero fue como parte de un sueño, pues recuerdo que llegué, y a la hora me volví a dormir. Mi cuerpo estaba derrotado y necesitaba muchísimo descanso.

Davide

Al día siguiente compartí un par de experiencias con Davide. Una de ellas, por un problema familiar visitamos la casa de una de las chicas que trabaja en Babel. La casa era una cabaña en un poblado a unos 20 minutos de Siem Reap. De camino compró fruta para ofrecer algo a la madre.  Cuando llegamos vi las condiciones en las que viven: en esa cabaña vive toda la familia, pero imposible acertar con el número de miembros (ni siquiera ella sabe cuantos viven allí), en el rato que estuvimos, se acercaron los hermanos primos, tíos… hasta que llegó la madre, un anciana de ojos azules y cabeza rapada. Una mujer de aspecto sencillo, pero imponía un respeto enorme. A pesar de la humildad de la familia, nos ofrecieron de todo: agua, unos gofres recién hechos… y cuando Davide le dio la comida a la madre, tuvimos que hacer el ritual: primero tres reverencias, después ella nos bendijo, y por último otras tres reverencias. Dimos un pequeño paseo por los arrozales que había detrás de la cabaña, nos acompañaron los hermanos más pequeños, que no pararon de jugar con nosotros en todo el tiempo. Por cierto, uno de ellos se animó a hacer un poco de judo conmigo, y todavía me duele el trasero del morote gari que aprendió 😉

Es algo que se te queda marcado. A los más mayores le preguntabas la edad y no la sabían, eran tropecientosmil en la cabaña, y una de las hermanas con lepra (mi primer acercamiento a esta enfermedad, por cierto). Pero siguen adelante, y te lo ofrecen todo… insisto, dónde está la auténtica jungla???

Davide lleva unos años formando a un grupo de chavales en una escuela de fútbol que él mismo ha creado. Este año han jugado su primer torneo, un campeonato entre hoteles, guesthouses y restaurantes de Siem Reap. Han quedado quintos, perdiendo tan sólo un partido. Tiene bastante mérito, pues la mayoría de estos chicos tienen entre 16 y 17 años y ésta ha sido su primera experiencia en un torneo, mientras que en resto de equipos los jugadores son adultos con bastante experiencia. Hay chicos que se quedaron sin poder participar por no llegar a la edad mínima requerida por el reglamento. Además, cada cuál tiene su propia vida, y para que lo comprobéis os invito a visitar el Blog de Omar Havana para que conozcáis la historia de Jeat, un chaval de 13 años que, como muchos en Camboya, desde los 9 trabaja para ayudar a su familia con poco más de 1 $ que gana en un taller. Os aconsejo su lectura, conoceréis algo m´ñas de la realidad de este país de nuevo desde la mano de Omar Havana. Haced click aquí.

Jeat trabajando en su taller. Foto de Omar Havana

Estos chicos juegan con una equipación que desinteresadamente regalaron las peñas del Granada C.F. Los chicos la llevan con orgullo, pero aún les falta algo importante, jugar con verdaderas botas de fútbol. Ahora mismo el resto de equipos les aventajan en edad, experiencia y equipación (por la botas). Este año su ilusión, junto con la entrega de Davide, les ha hecho llegar a conseguir una buena clasificación. Me emociono cuando Davide me cuenta cómo ha ido la temporada, los entrenamientos, y cómo han salido adelante. Ahora me emociono cuando lo recuerdo. Soy deportista, lo siento, no puedo evitar esa sensación. Conseguiremos esas botas Davide. Vamos a esperar a ver cómo se resuelven todos los acontecimientos y nos pondremos en marcha. Desde aquí te digo que por mis coj..nes granaínos, si el año que viene hay torneo, esos chicos tendrán sus botas.

Foto de Omar Havana

Los chicos con la equipación (mirad el calzado). Foto de Omar Havana

Y el viaje no dio para mucho más: unas cuantas risas con los chicos del staff de Babel, y una muy interesante conversación con Chris, un inglés al que conocí en mi primera visita a Babel hace tres años, y que hace unos meses decidió dejarlo todo en Manchester y trasladarse a Camboya. Ahora trabaja como profesor de inglés en la Universidad, y en también colabora gratuitamente como profe en una escuela en Siem Reap, aquí cada persona lleva a sus espaldas una historia como para escribir un libro. Como os he comentado ha sido tan sólo una escapada, aunque como otras veces, vuelvo con Camboya en el corazón.

See u soon guys!!!!

Anuncios

Alternativas de viaje desde Bangkok (Junio)

Tras los acontecimientos ocurridos en la última semana, y sobre todo en las últimas horas, estoy viendo muchos mensajes en los foros de viajeros que tienen previsto visitar Tailandia en breve y aún no han tomado una decisión clara.

Por un lado viajar a Bangkok es un riesgo, por lo menos en estos momentos. Aparcar de buenas a primeras un viaje tan atractivo también nos cuesta, qué decisión podemos tomar?

Se piensa en cancelar el vuelo a Bangkok, pero puede depender de la fecha o la compañía, pues las políticas de cancelaciones pueden variar bastante según con quién volemos. Otros intentar cambiar el billete, opción también viable dependiendo de la compañía. Sé que algunas de ellas están dando soluciones a sus clientes, pero para vuelos en fechas cercanas.

Una propuesta puede ser volar hasta Bangkok, pues en el aeropuerto no hay problema alguno, y desde allí comenzar alguna ruta fuera de Bangkok, en el Norte u Sur del país, ó bien visitando algún otro país del Sudeste Asiático. Camboya, Laos, Vietnam, Malasia, Indonesia, Singapur… hay muchísimos sitios por visitar que están “a tiro de piedra” de Bangkok, destinos muy atractivos, variados y los desplazamientos en muchos casos tienen precios muy competitivos, sobre todo gracias a las compañías Lowcost. Podemos, por ejemplo, llegar a Bangkok, coger un vuelo a Louang Phrabang en el Norte de Laos y bajar por tierra a Vientianne, y desde allí coger otro vuelo hasta Kuala Lumpur, para luego subir a Phuket o Krabi, esto se puede hacer perfectamente en 3 semanas y nos gastaríamos en traslados entre 300 ó 400 € (visitando 3 países, y con tiempo pues éste lo ganamos con los vuelos). También otro combinado Camboya viajando por tierra de Phnom Penh a Siem Reap, Kuala Lumpur ó Samui por unos 150 €…

mapa de rutas aéreas en el Sudeste Asiático (haz click para agrandar)

Entre unos amigos hemos preparado este mapa de vuelos en el Sudeste Asiático, en el que tenéis todas las posibles rutas de avión en vuelos directos a los destinos que a mí me parecen más atractivos (desde estos aeropuertos podréis desplazaros perfectamente hasta islas, playas, jungla, tempos…), también tenéis las principales conexiones entre estas ciudades, siempre con vuelos directos.

Los precios que os indico en cada vuelo son la media de lo que podéis encontrar para el mes de Junio, buscados con Kayak, donde aparece la compañía, es porque ésta es de bajo coste (Air Asia ó Jetstar) y algunas veces no salen en los buscadores. He sacado el precio ida e ida/vuelta. Esposible que a la hora de buscar el billete no coincida el precio, hasta os podréis encontrar alguna buena sorpresa (más barato), pero como sabéis, sacar el billete un día u otro puede cambiar bastante las condiciones.

Haced click en el mapa, podréis agrandarlo para ver mejor las tarifas. Más adelante colgaré estas tarifas en una tabla. Espero que esto pueda servir de ayuda para poder organizar el viaje con una simple vista al mapa.

Desde este Blog pido a los lectores sensibilidad hacia el pueblo tailandés. La situación es impredecible para los próximos días, pero es posible que los problemas finalicen en un plazo de 10/15 días (tampoco pongo la mano en el fuego). Lo que sí está claro es que van a necesitar la ayuda del extranjero. El sector turístico representa un 6% de la economía del país, y ha sufrido un duro golpe en las últimas semanas. Animo a los viajeros a visitar Tailandia en cuanto se soluciones los problemas, el país y su gente se lo merecen.

¿Cómo viajar de Bangkok a Siem Reap?

Sin duda una de las mayores aventuras que un viajero puede tener en un viaje al sudeste asiático es el viaje desde Bangkok hasta Camboya. Hay varias formas de realizarlo, por avión, en tren, en bus, a través de agencias… Personalmente, para estas situaciones “me va la marcha”, y siempre prefiero buscar un poco de aventurilla: la primera vez que entré en Camboya fue desde Laos, así que no cuenta, pero el verano pasado viajé desde Bangkok a Siem Reap en bus y merece la pena. Como advertencia, he de deciros que los trayectos con las agencias de viaje de Kao San Road han dado algún problema, es cierto que os llevan de puerta a puerta, pero al final los viajeros han tenido que tragar con la guesthouse ó el hotel que pagan comisiones a estas agencias. En cuanto a los buses que operan desde Poipet hasta el interior, son gubernamentales, es decir, que de lo que vayáis a pagar el camboyano de “a pie” no va a ver ni un Riel (moneda local), y cuando vayáis a la zona comprobaréis como con un simple dólar podéis solucionar bastante la vida a cualquier camboyano. Cuando llevéis unos días en Camboya, os daréis cuenta del porqué de este comentario.

Como siempre, os recomendaré el alojamiento de Siem Reap en Babel Guesthouse. Si os ponéis en contacto con ellos (Juanfran, Davide o Maryane), os mantendrán al tanto de todas las posibles modificaciones que pueda haber en este trayecto. En un país como Camboya es muy útil tener información de primera mano sobre todas estas novedades.

Paisaje urbano en Poipet, primera población a la entrada en Camboya

De todas maneras, os cuento diferentes opciones, y cada cuál que escoja la que más le puede interesar:

En Bus:

Existen dos opciones, una de ellas y quizá la más cómoda es a través de alguna de las agencias de viajes de Khao San Road. Estos autobuses suelen salir a primera hora de la mañana desde alguna de las calles cercanas a Khao San Road. Os dejarán en la frontera, y una vez que la paséis y cumpláis con los trámites tendréis que esperar a que salga el siguiente bus desde Poipet hasta Siem Reap. Normalmente llegan por la noche, y suelen parar en los hoteles que éstas agencias tienen concertadas. Si habéis reservado por vuestra cuenta, no esperéis que vayan a parar en vuestro hotel o guesthouse, aunque pase por la misma puerta, os dirán que lo tienen totalmente prohibido (y es verdad). Este trayecto, trámites y visados a parte, puede costar unos 1200 bath (como siempre, en las agencias de Khao San, dependerá de vuestra capacidad de regateo, aunque en muchas de ellas ya anuncian un precio fijo).

En la guía Lonely Planet ya te advierten de ciertas agencias turísticas que por precios bajísimos se aprovechan de los turistas y tratan de hacer el recorrido en el mayor tiempo posible para así llegar a medianoche. Te meten en un hotel a las afueras donde los precios pueden llegar a ser el triple y te dicen que la ciudad está dormida y aquél, según parece, es el único lugar posible donde pasar la noche.

La opción que yo os recomiendo es realizar el viaje por vuestra cuenta. Es decir, sacar vosotros mismos los billetes de autobús en la estación de Mochit. El verano pasado viajé de esta manera y me lo pasé bastante bien, además de la satisfacción que se puede sentir por viajar como un camboyano o tailandés más (ver el Post Soksabai Kampuchea). En la Estación de Autobuses de Mochit hay que ir a la ventanilla nº 30, normalmente los viajeros que van hasta Camboya suelen comprar el billete hasta Aranyaprathet, la población más cercana a la frontera, y desde ahí coger un tuk tuk hasta el paso fronterizo. Sin embargo, podéis comprar el billete hasta Rong Klua, que es el mercadillo que hay justo en la frontera, la última parada del bus, y os ahorraréis el desplazamiento en tuk tuk pues estaréis al lado de la aduana. Este billete os costará entre 160 y 170 bath, el trayecto dura unas 4 horas. El primer bus sale a las 4:30 am, y a partir de ahí suelen salir cada hora u hora y media. Sobre cómo hacer el traslado hasta Mochit, consultad el Post “Cómo viajar desde Bangkok a Chiang Mai”.

Estación de Autobuses de Mochit

Cuando os bajéis, decenas de tais os ofrecerán su ayuda, sobre todo para tramitar la visa (si no lo habéis hecho antes en Bangkok). Os aconsejo tramitarla antes en alguna agencia de Khao San, os costará unos 20 $, dos fotos y un par de días de espera. Tramitarla en la frontera es una aventura, los mismos policías camboyanos os la van a intentar colar, y lo que nunca, nunca debéis hacer es permitir que algunos de estos “amables tais” os engatusen para tramitarla allí, pues he escuchado historias de gente que ha pagado hasta 60 $, el triple del precio normal. Si no la habéis tramitado en Bangkok, caminad unos 100 metros desde Rong Klua hasta la aduana, y tramitadla allí sobre la marcha en el puesto de policía. Podéis pagar en dólares o bath, si lleváis dólares mejor, con los bath tailandeses la policía suele engañar con el cambio (Welcome to Cambodia).

Pasos a seguir para pasar la frontera:

1- Caminad menosde 100 metros hasta la oficina de inmigración de Tailandia, hacer sellar el pasaporte.

2- Si tienen visa para Camboya continuad caminando por la Avenida Casino hasta la oficina de inmigración de Camboya, pidan una tarjeta de llegada rellenadla y dejadla junto al pasaporte al oficial de inmigración.

3 -Si no tienen visa, muy fácil, caminen hasta la oficina de visa junta a la gran puerta “Kingdom of Cambodia”, la oficina está a la derecha, pedir un formulario para visa, completarlo junto con una foto y 1000 Baht. Si no hay colas en menos de 5 minutos se obtiene.

Tras de la oficina de inmigración llegaréis a la ciudad de Poipet. Hay un montón taxis esperando a la salida. Más adelante también hay una parada de taxis. Una vez ahí hay que ser algo avispado y negociar con el que se considere más fiable, aunque no he oído de nadie que haya tenido algún problema serio con los taxistas de Poipet.

Cuando paséis del primer al segundo control, el de entrada a Camboya, ya os abordará algún joven camboyano para “facilitar” el desplazamiento a Siem Reap. Si cogéis el bus, tendréis que esperar a que éste se llene, sale mucho más económico, pero mucho más tarde y como he dicho antes, de lo que paguéis los camboyanos no verán ni un dólar. Si encontráis algún viajero en el bus, hablad con él para compartir un taxi, os saldrá mucho más económico. Depende del número de viajeros, os pedirán entre 20 a 40 $, negociad para pagar 15, y como mucho pagad 20 $ por persona. Si viajáis solos, os pedirán unos 60 $, pero negociad, para que os sirva de referencia, yo pagué 35, y los que llevan tiempo viviendo allí y con experiencia en el regateo con los camboyanos, lo han sacado hasta por 30 $. Nunca digáis que es vuestro primer viaje al país, decid siempre que ya habéis estado otras veces, que habéis pagado menos, y que os espera un amigo que vive en Camboya.

Si viajáis sólos, en un principio os dirán que tenéis que esperar a que se llene el taxi, de esta manera ellos le sacarán más beneficio al viaje. Negaos, y si ellos insisten, decid que cogeréis otro taxi, al final siempre ceden.

Recordad que estos taxis, aunque muy fáciles de encontrar, son ilegales, así que procurad ser discretos, sobre todo para no poner en un compromiso al conductor. Yo intenté ser lo más discreto, pero aún así pude ver como el taxista tuvo que pagar a la policía la correspondiente “tasa”. Camboya es uno de los países con mayor corrupción en el mundo.

Respecto al trayecto desde Poipet hasta Siem Reap, la carretera ha sido recientemente asfaltada, lo cual se agradece bastante. En mi primer viaje al país hice el mismo trayecto a la inversa, y después de dos meses viajando por Tailandia, Laos de Norte a Sur y Camboya por todo tipo de vías y medios de transporte (barco, tren, moto, avión…) sin duda fue el momento del viaje en el que pasé más miedo, tres horas de viaje de auténtico pánico. Ahora se tarda algo más de dos horas, en un trayecto bastante más relajado.

En taxi:

El taxi desde Bangkok hasta la frontera puede costar por encima de 2000 bath. Si viajáis en grupo de 3-4 personas puede ser una buena opción. El precio total será directamente proporcional al número de viajeros y a la cara que tenga el taxista.

Una vez os deje en la frontera, seguid los mismos pasos que refiero en el apartado anterior.

A la llegada a la frontera, cartel advirtiendo sobre la prositución infantil

En tren:

Sólo hay dos trenes de tercera clase de Bangkok a Aranyaprathet. A primera hora de la mañana sale de Bangkok a las 05:55, y el de la tarde a las 13:05. El trayecto suele tardar unas 5 horas y media. Si pretendes llegar a Siem Reap el mismo día, debes coger el de la mañana, de otra manera deberás hacer noche en Aranyaprathet o en Poipet. El tren es lento, pero el paisaje merece la pena. Si no tienes prisa, puede ser otra opción recomendable, pues el viaje en tren en Tailandia es una de las mejores inmersiones en la cultura Tai.

Bangkok

Chachoengsao

Prachinburi

Aranyaprathet

Precio

05:55

07:51

8:58

11:35

48 Bath

13:05

14:21

15:19

17:35

48 Bath

Aranyaprathet

Prachinburi

Chachoengsao

Bangkok

Precio

06:40

09:21

10:22

12:05

48 Bath

13:55

16:33

18:00

19:55

48 Bath

Una vez que lleguéis a Aranyaprathet, debéis coger un tuk tuk desde la estación de trenes hasta la frontera, y seguir los pasos indicados en el apartado “En bus”.

En avión:

El trayecto en avión puede realizarse desde Bangkok a Siem Reap o Phnom Penh. Los trayectos no duran más de una hora y son bastante cómodos. Al contrario que muchas compañías europeas o cualquier española, en las que como mucho te dan un zumo y una bolsa de cacahuetes, en este viaje te dan un tentenpié (bocadillo y bebida). Reservando el billete con tiempo puede salir bastante económico. Una buena opción es entrar en Camboya vía terrestre hasta Siem Reap, y volver a Bangkok desde Phnom Penh en avión. A la salida deberéis de pagar una tasa en el aeropuerto, creo recordar que de 25 $. Recordad que Bangkok tiene dos aeropuertos, el que opera hasta y desde Siem Reap y Phnom Penh es el Aeropuerto Internacional de Suvarnabhumi.

Aeropuerto Internacional de Siem Reap

Bangkok Airways es la compañía que realiza los vuelos de Bangkok a Siem Reap y Phnom Penh. Suele ofrecer unos 5-6 vuelos diarios, desde las 9 de la mañana hasta las 9-10 de la noche. Sobre horarios  no me quiero mojar más de la cuenta, pues ya sabéis que pueden cambiar con bastante frecuencia. Lo mejor es que hagáis directamente la consulta en la web de Bangkok Airways (http://www.bangkokair.com/index.php). Sobre los precios, dependerá mucho de la antelación con que hagáis la reserva, puede oscilar entre 40 y 120 $ el trayecto según el período, ofertas, horarios, antelación…

Aeropuerto de Siem Reap: http://www.cambodia-airports.com/index.php?airport=REP

Aeropuerto de Phnom Penh: http://www.cambodia-airports.com/index.php?airport=PNH

NOTA IMPORTANTE: Si tenéis idea de continuar vuestro viaje por Tailandia, tened en cuanta que una vez que salgáis por primera vez de este país, cuando volváis a entrar os darán de nuevo otro visado, pero esta vez de 15 días en lugar de 30, así que si prolongáis vuestro viaje más tiempo deberéis hacer una visita por la Oficina de Inmigración en Bangkok ó bien salir del país para conseguir de nuevo a la entrada otro visado de 15 días.

A %d blogueros les gusta esto: